El reto del pueblo uniformado